Cómo sentarse en el cajón.

Con el paso del tiempo y conforme vayamos aprendiendo a tocar el cajón, cada vez estaremos periodos de tiempo más largos sentados sobre el cajón. Por eso es muy importante adquirir una buena posición a la hora de sentarse en él, porque de lo contrario nos terminará doliendo la espalda.

Antes de nada he de decir que el cajón es un instrumento que no nos permite una posición cómoda y ergonómica a la hora de tocarlo debido a sus medidas (en la mayoría de los casos estándar o muy parecidas) en relación al diferente tamaño de cada persona y a que está situado debajo de nosotros cuando estamos sentados sobre él.

Lo primero que debemos saber es dónde nos debemos sentar para que estemos cómodos y que a la vez nos quede espacio suficiente para golpear la tapa. Debemos tener claro que cada persona tiene unas proporciones corporales diferentes (brazos más largos o más cortos, piernas más largas o más cortas en proporción al tronco, etc.), y esto supone que si tenemos que tocar un cajón estándar, cada persona tendrá una relación diferente en cuanto a medidas corporales con respecto al cajón.

Para sentarnos en el cajón nos pondremos de pie detrás del mismo, con la parte trasera mirando hacia nosotros ,generalmente la cara que lleva el agujero de salida del sonido y del aire (ver foto 4). A continuación apoyaremos las dos manos en la parte superior del cajón (apoyando la parte de la mano más próxima a la muñeca), justo un poquito antes de la arista con la tapa, buscando que la parte externa de cada mano esté en la esquina del cajón, de tal manera que los dedos queden apoyados en la tapa (Ver foto 5). Una vez que tenemos posicionadas las manos, sin moverlas, nos sentaremos en el cajón (Ver foto 6). En función del tamaño corporal y del tamaño del cajón es probable que no podamos sentarnos literalmente sobre la parte superior del cajón, dando la sensación de que estamos sentados en el aire. En ese caso, la parte trasera de los muslos quedará en contacto con el cajón y nos permitirá estar sentados con una gran estabilidad.

Sentándonos como hemos propuesto nos garantizamos que dejamos espacio suficiente para poder golpear a la perfección con ambas manos.

Respecto a la ergonomía o a la posición ideal para tocar una vez que estoy bien sentado es muy importante mantener la espalda recta. Debemos evitar curvar la espalda en la parte superior (ver foto 7) o incluso exagerar la curvatura lumbar (parte baja de la espalda) buscando una excesiva rectitud de la espalda (ver foto 8).

Atendiendo a la naturalidad y al sentido común, las vértebras y los discos intervertebrales están formados y ubicados para estar uno encima de otro, por eso no debemos romper esa estructura vertical de la espalda. Si una vez que estoy sentado y con la espalda recta, no llego con facilidad para poder tocar los diferentes sonidos del cajón, deberé bascular un poco hacia adelante toda la espalda en bloque, movimiento que parte de la pelvis (ver foto 9). De esta manera ya tendré más accesibles los goles en el cajón (sobre todo los graves) y mantendré recta la espalda.

La posición de las piernas es muy importante porque nos estabiliza en la posición sentada y además nos puede producir relajación o tensión de la zona lumbar. Básicamente contemplamos dos opciones, en la primera tendremos las piernas en ángulo de 90º (aproximadamente) con los pies delante del cajón (ver foto 10), y en la segunda flexionaremos las piernas y pondremos los pies a ambos costados del cajón (ver foto 11).

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
Instalar